¿Que hay de nuevo?

Niki Lauda, el piloto que volvió del infierno

En 1976, sufrió graves quemaduras en un aparatoso accidente en el Gran premio de Alemania

El 1ero de agosto de 1976, será recordado por el mundo de la Fórmula 1 como uno de los más aterradores en la historia de este peligroso deporte, ya que esa mañana, se produjo un dramático accidente, cuando el piloto austríaco de 27 años Niki Lauda de la escudería Ferrari, quien había ganado 4 de las primeras 6 competencias de ese año y se enrumbaba a su segundo campeonato de Fórmula 1 consecutivo, sufría un aparatoso accidente  en el Circuito Nürburgring, correspondiente al Gran Premio de Alemania, donde luego de perder el control de su auto en una de las curvas debido a la humedad reinante ese día, el auto se incendió completamente con el piloto adentro, imágenes verdaderamente espeluznantes e inolvidables para los miles de fanáticos presentes en la carrera que observaban impávidos como los demás corredores y el personal de rescate hacían hasta lo imposible por rescatarlo de aquella inmensa y grotesca bola de fuego.

En estado grave, le fue administrada la extremaunción

Luego de controlado el fuego, el cuerpo inerte de Niki Lauda fue trasladado inmediatamente a un centro asistencial alemán, donde le diagnostican graves quemaduras de primer grado en la cara, cabeza y manos, y severo daño en los pulmones, quedando en estado de coma por varios días, donde a pedido de familiares y amigos, un sacerdote le administra la extremaunción ante los reportes médicos que presagiaban su pronto fallecimiento, pero su fuerza de voluntad e inmensas ganas de vivir lo ayudan a recuperarse, y 6 semanas más tarde, aún convaleciente de las quemaduras vuelve a las competencias, perdiendo el campeonato de ese año por tan solo 1 punto con su archirrival de la época el inglés James Hunt, tras abandonar polémicamente el Gran Premio de Japón, último de la temporada, donde su rival arribó en el tercer puesto.

Retiro de Ferrari y Regreso triunfal con McLaren

Un año más tarde en la temporada de 1977 ya completamente recuperado física y mentalmente, Niki Lauda reconquista fácilmente el título de la Fórmula 1, aunque mantenía serios problemas con su escudería Ferrari, abandonándola al final de ese año, y firmando con el equipo Brabham en 1978 con el que pasó 2 irregulares años, para regresar por la puerta grande con la escudería McLaren, con quienes conseguiría su tercer y último campeonato mundial en 1984, convirtiéndose en una verdadera leyenda viviente de este deporte.

¡Comparte esta noticia!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*