¿Que hay de nuevo?

Andrés Galarraga, Las 7 vidas del Gran Gato

En su carrera,  lidió con numerosas lesiones, 3 operaciones de rodilla, 2 fracturas de muñeca, y 2 Linfomas de Hodgkings en su espalda

Convertido en uno de los peloteros más explosivos y poderosos de los años 90, Andrés Galarraga, conocido popularmente como “El Gran Gato” por sus increíbles destrezas felinas en la primera base, tuvo una de las carreras deportivas más difíciles y frustrantes  que pelotero alguno haya experimentado, debido a una serie de frustrantes lesiones que lo asediaron desde su llegada al mejor béisbol del mundo, lo que en ningún momento logro amilanar al “gigante de chapellin”, quien se sobrepuso a todas y cada una de ellas de manera admirable, convirtiéndose en un verdadero ícono del poder en esa década.

Tras su estreno en las Grandes Ligas el 23 de agosto de 1985 con los Expos de Montreal, iniciaba en 1986 una de las temporadas más prometedoras para cualquier novato en la liga nacional, liderando todos los departamentos ofensivos en el primer mes de esa temporada, pero su rosario de problemas iniciaba con una grave lesión de rodilla que lo llevo al quirófano para realizarle una cirugía artroscópica, perdiendo 2 meses de acción, lesión que nunca sanó completamente, teniendo que ser operado de nuevo en par de oportunidades, agravándose aún más en 1991 con una distensión en el muslo izquierdo que obligó a la organización canadiense a dejarlo libre ante el grave cuadro de lesiones presentado por el jugador.

El Resurgir del Gran Gato

Tras una improductiva pasantía por los Cardenales de San Luis en 1992 donde una fractura de muñeca lo marginó por más de la mitad de la temporada, Galarraga encontraría su resurgir en 1993 en las montañas rocosas de Colorado, donde el naciente equipo de los Rockies, dirigido por su ex coach Don Baylor, le brindaba una nueva oportunidad, la cual “The Big Cat” no desaprovecharía aún cuando los fantasmas de las lesiones todavía lo perseguían haciéndolo perderse 2 meses de esa temporada. En ese primer año con el club, se convirtió en flamante campeón bate de la Liga Nacional con un impresionante 370 de average, el más alto para un bateador derecho hasta ese momento desde que Joe DiMaggio lograra el 381 en 1939.

La llegada del temible Mal de Hodgkins

Luego de 5 excelentes años con Colorado, donde se convirtió en el líder ofensivo por excelencia no solo del equipo sino de toda la liga, Andrés Galarraga cambia de aires y se marcha en 1998 a los Bravos de Atlanta, donde logra derribar el mito de que sus números eran solo producto del liviano aire montañoso, despachando 44 cuadrangulares e impulsando 121 rayitas, pero el destino le guardaba una amarga sorpresa, cuando en febrero de 1999, tras un chequeo de rutina por algunos dolores en la columna preparandose para su segunda campaña con Atlanta, le es diagnosticado Mal de Hodgkings, perdiéndose toda esa temporada debido al tortuoso tratamiento de quimio y radioterapia al que fue sometido para atacar el linfoma cancerígeno encontrado en su espalda, regresando un año más tarde por la puerta grande para conectar cuadrangular en su primer turno al bate de la campaña 2000, emocionando a los más de 60.000 aficionados presentes en Turner Field y a toda Venezuela, país que veía renacer a una de sus principales y más queridas figuras deportivas en los últimos años, finalizando esa temporada con 28 vuelacercas y 100 impulsadas.

Reaparece el cáncer y llega el retiro

En 2003, el cáncer reaparece en su espalda y es sometido de nuevo a fuertes sesiones de quimioterapia, limitando su accionar aunque ya su carrera se presentaba en completa decadencia debido a la falta de confianza mostrada por sus últimos managers, retirándose en 2005 luego de intentar infructuosamente hacer el equipo con los Mets de New York, dejándonos con la eterna incertidumbre de saber que hubiese sido del gran Andrés Galarraga sino hubiese sufrido tantas graves lesiones, calculándose en más de 600 partidos perdidos por todas estas lamentables situaciones con las que tuvo que lidiar El Gran Gato en su carrera.

¡Comparte esta noticia!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

5 Comments en Andrés Galarraga, Las 7 vidas del Gran Gato

  1. Jesús Alberto // enero 15, 2018 en 9:27 am // Responder

    Uno de los peloteros más amables y respetados de todo el béisbol, lástima tantas lesiones.

  2. EL GRAN GATO DEL BEISBOL, INTERESANTE ARTICULO, SI NO HUBISES TENIDO TANTOS PROBLEMAS DE SALUD HUBIESE TIRADO MAS DE 500 CUADRANGULARES, INDISCUTIBLE YA ESTARÍA EN EL SALON DE LA FAMA

  3. En 1997 conecto en el proplayer stadium de Florida el cuadrangular mas largo en la historia de las grandes ligas, hazaña que nunca le fue reconocida formalmente

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*